.

.

viernes, 9 de septiembre de 2016

EL DECÁLOGO DEL BALONMANO ZAMORA

Hoy: Eduardo García Valiente, "alma mater".


Eduardo García Valiente, entrenador del primer equipo, todo un crack.

1-. ¿Que objetivos te planteas para esta temporada a nivel individual y colectivo?
Al final los objetivos individuales siempre deben ir de la mano de los colectivos que para ello hemos elegido el practicar un deporte de equipo. Siempre tengo en la cabeza que pase lo que pase en el campo, y diga lo que diga el marcador, cuando acaba un partido, liga, temporada… haber hecho todo lo que está en mi mano para ayudar a que equipo y club, sean lo más fuertes posible. De momento, es un objetivo que nunca puedo cumplir plenamente y sigo trabajando diariamente para ello. 
Además intento que ese camino sea desde la honradez y el trabajo, intentando no olvidar que por encima del deportista está la persona, pero sin duda que en ocasiones también me resulta difícil cumplir ese objetivo. 
Tengo la firme convicción que para alcanzar grades retos deportivos, primero hay que alcanzar estos objetivos personales.
2-. ¿Cual es tu afición favorita, balonmano aparte?
El balonmano copa casi toda mi actividad diaria, por ello intento dedicar los pocos momentos que tengo al margen del 40x20 a mi familia y amigos. Son a ellos a los que robo muchísimo tiempo, y son ellos los que siempre tienen una palabra de ánimo cuando la cosa está complicada. Por ello no puedo pensar otra forma mejor de pasar mi tiempo libre que no sea con ellos.
3-. ¿Que aporta el balonmano a tu vida diaria?
¡EL BALONMANO ES MI VIDA!
Después de más de 24 años ligado al balonmano, este sigue proponiéndome retos diarios que intentar superar, generando sentimientos en mí de ilusión, alegría, tristeza, orgullo, o enfado.
Me permite conocer cada año, nuevas personas de las que sigo aprendiendo y que enriquecen de una manera u otra mi personalidad.
Y no quiero olvidarme de lo que me aportó en el pasado, cosas que no quiero olvidar por tener ya hoy en día interiorizadas… me ayudó a aprender a organizarme (aprendí que se puede simultanear estudios, trabajo y balonmano). Me ayudó a aprender lo que significa trabajar en equipo, a aprender a esforzarme (aprendí que el premio, la recompensa llega a través del esfuerzo y no del regalo), a aprender a valorar y a asumir las críticas y relativizar el halago.
4-.Cuales son tus candidatos a ascender esta temporada a la liga ASOBAL?
De momento hay muchos candidatos para sólo dos plazas, Teucro, Palma, Cisne, Alcobendas, Alarcos, Nava… veremos quién quiere la competición que sean los dos elegidos…
5-.¿Que rutinas tienes antes de los partidos?
Muchas, ¡quizás demasiadas!, por ejemplo una que ya conoce casi todo el mundo es que me gusta que todo el mundo esté sentado en el banquillo cuando pita el árbitro para que dé comienzo el partido.
6-. ¿Cuál es tu ídolo deportivo y porqué?
Tendemos a idolatrar a quienes vemos en los periódicos o en la televisión, es indudable que Rafa Nadal, Calderón u otros grandes deportistas españoles, son buenos espejos en los que mirarnos. Pero es en el día a día con el equipo, donde he vivido y aprendido de grandes deportistas. He visto por ejemplo a jugadores ir y venir en el día a Algeciras por razones de trabajo y de ese modo llegar al entrenamiento y poder ayudar al equipo, aun sabiendo que era difícil que pudiera jugar muchos minutos el sábado. He visto a jugadores arriesgar su integridad física, y su futuro profesional por ayudar al equipo. He visto a jugadores renunciar a viajes, eventos, días de descanso después de compatibilizar trabajo y entrenamiento, por poner su granito de arena en el equipo. He visto “grandes locuras” por esto del balonmano, que me hacen pensar que tenemos grandes referentes dentro del club, y que somos muy afortunados por ello.
7-. ¿Cómo ves el funcionamiento del Club?
Muchas veces me da miedo que el club no esté funcionando (no estemos funcionando) de la manera correcta. Cada vez es mayor la cantidad de trabajo, y la exigencia que se tiene, por lo tanto es normal que de vez en cuando la maquinaria se resienta ya que está permanentemente puesta a prueba. Pero al final, pienso que el club tiene un capital humano inmejorable (Leo, Directivos, jugadores del primer equipo y base, aficionados) y que gracias a ellos, el club va saliendo hacia delante (basta con ver donde estábamos hace unos años y donde estamos ahora, no solo en lo deportivo, sino en lo social, administrativo, económico), y no sólo eso, creciendo poquito a poco ya que cada vez somos más entrenadores, directivos jugadores, socios, aficionados lo que nos hace crecer en todos los sentidos y me hace pensar que el camino es el adecuado, aunque sin duda tendremos muchísimas cosas en las que mejorar. Es importante ser autocrítico y saber qué cosas hacemos mal y en cuales hay que mejorar ya que ese es el camino para seguir creciendo.
8-. ¿Que crees que representa hoy el balonmano en Zamora?
Unión, trabajo, esfuerzo, cercanía…
Los integrantes del balonmano Zamora, representan que si se quiere, se puede.
9-. ¿Que le haría falta al Balonmano Zamora para seguir creciendo?
Bueno pues como siempre un poquito más de dinero no vendría mal para poder mejora y ayudar no sólo al primer equipo, sino también a la base. Ayudar más a todos los entrenadores que casi altruistamente entrenan a nuestros equipos de base, mejorar y afianzar las estructuras del club, mejorar la asistencia y la prevención de lesiones y otras muchas cosas que sólo con un poquito más quizás pudieran ser posibles. Y si no conseguimos que nos llegue ese dinerillo, tendremos que buscar las fórmulas necesarias para intentar esas mejoras.
De todos modos en esos pequeñitos pasos que el club va dando hacia la profesionalización, es importante que se sin renunciar a nuestro ADN…
10-. ¿De todos los años que llevas en contacto con el balonmano, cuál es el momento que recuerdas con mayor intensidad?
Difícil elegir sólo uno, ascensos, año de ASOBAL, descenso… pero creo que me quedaría con dos. 
El primer fue cuando tome la decisión de venir a entrenar a Zamora con 22 años, era un cambio radical en mi vida, y el momento de salir casa fue complicado, pero todo lo que viví y aprendí esa primera temporada, con la celebración de la fase de ascenso en Zamora, fue y será irrepetible.
Y la fase de ascenso del año pasado. Aún sin poder conseguir el ascenso, como el equipo supo rehacerse, disfrutar de ARTALEKU lleno, y la lección de coraje y orgullo que dieron jugadores y aficionados, también fue única.

No hay comentarios:

Publicar un comentario