.

.

miércoles, 2 de septiembre de 2020

EL ZAMORA RUTAS DEL VINO SACA UN EMPATE ANTE EL UBU SAN PABLO EN SU SEGUNDO AMISTOSO DE LA TEMPORADA (32-32)

 Los zamoranos reaccionaron en la recta final tras ir por detrás en el segundo acto


El Zamora Rutas del Vino culminó con empate su segundo amistoso de pretemporada al no ser capaz de vencer a un aguerrido UBU San Pablo que, en un igualado partido, llevó la voz cantante en el marcador a lo largo del periodo decisivo. Una posición que los pistacho no pudieron arrebatar al bloque burgalés pese a su gran desempeño en los minutos finales (32-32).
La primera parte del encuentro estuvo claramente marcada por la falta de rodaje en competición de ambos equipos. Y es que, tanto UBU San Pablo como Zamora Rutas del Vino cometieron bastantes errores en ataque, con pérdidas innecesarias de balón que dieron al traste con las opciones de unos y otros por adquirir cierta ventaja en el electrónico. Todo ello, salpicado con el típico reparto de minutos de los técnicos para dar rodaje en estas alturas de campaña a sus plantillas, también evidentemente lastradas en pista por la carga física de la pretemporada.
Así las cosas, el partido transcurrió muy igualado durante los primeros treinta minutos de juego. Con un mejor arranque por parte de los zamoranos, al frente en el luminoso, seguida de unos minutos centrales en los que varias paradas de Luis Posado evitaron que UBU San Pablo pudiera romper la dinámica del envite (6-8, m. 10).
Las diferencias, de uno o dos goles, se mantuvieron hasta los compases previos al paso por vestuarios, llegándose con un 15-16 en favor de los de Ricardo Margareto al descanso del amistoso jugado sin público en San Amaro.
Con las espadas en todo lo alto, la contienda se reanudó bajo la misma tónica de igualdad que se desarrolló el acto anterior. Sin embargo, en esta ocasión era UBU San Pablo el que llevaba la voz cantante. Principalmente porque, en los primeros minutos del segundo tiempo, el Zamora Rutas del Vino sufrió varias exclusiones consecutivas que le obligaron a jugar en inferioridad, notándose principalmente a la hora de evitar claras ocasiones de gol burgalesas.
Pese a todo, los hombres de Ricardo Margareto no se quedaron atrás. Hicieron circular mejor el balón en la segunda mitad y no especularon a la hora de poner esfuerzo en pista para no perder la estela de su rival en el marcador (23-23, m. 45). Con ello, el partido ganó enteros en intensidad y gozó de muchos más ataques en primera y segunda oleada, dejándose entrever el potencial de las dos escuadras. Un escenario en el que destacó la buena conexión con los seis metros y la aportación de los extremos zamoranos.

Crónica de Carlos Toyos en La Opinión de Zamora

No hay comentarios:

Publicar un comentario