.

.

domingo, 6 de octubre de 2019

ALCOBENDAS PONE FIN A LA RACHA EN EL ANGEL NIETO

BM Zamora Rutas del Vino se queda a las puertas de remontar un mal primer tiempo.


BM Zamora Rutas del vino 24 (9) - BM Alcobendas 25 (15)
BM Zamora Rutas del Vino: Barrientos (p), David, Fernando, Cubillas (4), Jortos (3), Magariño, Posado (p), Iñaki (1), Guille (2), Ramiro, Mouriño (4), Luis (2), Jaime (2), Dalmau (4), Sarasola (2) y Jaime Gallego.
BM Alcobendas: Adrian (p), Lopez (1), Diaz (2), Catalina (5), De La Rubia (10), Velasco (1), Boyarizo, Eceolaza (p), Ortega (1), Javier, Gutierrez, Crespo (1), Gimeno (3), Mikel, Alberto y Kyran Tannion (1).
Árbitros: Raul Oyarzun y Aritz Zaragueta.
Parciales cada cinco minutos:
1-1, 4-4, 7-6, 8-9, 8-11, 9-15
11-17, 13-18, 15-19, 17-20, 20-23 y 24-25.

Diecisiete meses menos tres días. Durante todo ese tiempo el Zamora Rutas del Vino sumado al menos un punto en el Ángel Nieto. Un periodo que ayer llegó a su fin frente a BM Alcobendas que se impuso por 24-25 en un partido con dos partes muy diferentes en el que, más que las bajas locales, se dejó notar un criterio arbitral incomprensible durante los primeros treinta minutos.
Nadie tardó ni tres minutos de partido en apreciar que el envite iba a ser de los realmente complicados para el Rutas del Vino. Y no solo por la calidad ofensiva de su rival, también por su gran actitud en defensa donde es capaz de golpear mucho sin acumular sanciones. Castigos arbitrales que fueron determinantes a lo largo de la primera mitad, salpicada con bastantes exclusiones y un criterio muy favorable a los visitantes.
Pese a todo, el Zamora Rutas del Vino no inició con mal pie la contienda. Lo hizo por detrás en el marcador pese a una tempranera superioridad numérica que los visitantes salvaron situándose 1-3, marcador que se igualó al paso de los diez minutos pese a la primera exclusión señalada sobre Fernando y una dura acción sobre Cubi que acabó sin sanción (3-3).
Con todo, el Zamora Rutas del Vino incluso llegó a ponerse por delante y llevó la iniciativa en el marcador. Las espadas estaban en todo lo alto hasta que Jortos anotó el 8-8 mediado el primer acto. A partir de ahí, los zamoranos acusaron la falta de efectivos y se fueron del partido.
El punto de inflexión lo marcó una inexistente exclusión a Dalmau. La acción descentró por completo al plantel zamorano, más pendiente del dúo arbitral que de un BM Alcobendas que aprovechó la coyuntura para tomar ventaja gracias a su talento y las paradas de Ecoleaza. A la chita callando, los visitantes firmaron un parcial de 0-5 y forzaron a Leo Álvarez a pedir su primer tiempo muerto.
El receso dio la sensación de llegar tarde. Los pistacho ya solo veían la desigualdad en el criterio arbitral. Un par de siete metros en favor de los madrileños más que dudosos y una acción antideportiva visitante digna de tarjeta roja encendieron a la grada y dejaron sin reacción a un Rutas del Vino que llegó al descanso con 9-15 en contra y la sensación de no tener idea de cómo remontar.
Con seis goles en contra, sin su máxima estrella y malas sensaciones, a los zamoranos no les quedaba otra que buscar la heroica en la segunda mitad. Un estilo que conocen bien los más viejos del lugar y que es la máxima expresión de la colectividad tan propia de los "Guerreros de Viriato".
La remontada, harto complicada, se inició con un rápido gol de Sarasola pero el Zamora Rutas del Vino no le pudo dar continuidad inmediata. Tanto por sus propios errores, productos de la prisa y del golpe sufrido en la primera mitad, como por los aciertos de un BM Alcobendas capaz de ampliar su renta a base de grandes goles y con una primera línea muy enchufada.
Pese a todo, el cuadro de Viriato no cejó en su empeño. Los de Álvarez fueron probando y probando argumentos hasta encontrar a Mouriño en el pivote. Los goles del argentino junto a la inspiración de Barrientos bajo palos firmaron el primer parcial pistacho de consideración. Tanto fue así que a BM Alcobendas no le quedó otra que pedir tiempo muerto cuando su renta se redujo (14-18, m. 43).
El parón no detuvo las ansias de un Zamora Rutas del Vino que fue revolucionando a la grada a base de goles. Guille, Horcajada y Dalmau ayudaban a meter a los zamoranos en el partido cuando restaban doce minutos (17-20).
Con viento a favor, los locales gozaron a continuación de una superioridad numérica a su favor. No lo supo aprovechar el bloque local para igualar la contienda, de hecho le fue contraproducente pues tuvo que pedir tiempo muerto con 18-22 a ocho minutos del final. Era momento de vaciarse y dejarse en alma en la pista del Ángel Nieto.
Lo intentó con todo el cuadro de Zamora. Llegó a estar a dos goles del empate, después a solo uno tras un gol de Dalmau cuando restaban dos minutos y medio. Sin embargo, BM Alcobendas manejó a la perfección los últimos segundos sabiendo apurar cada posesión y anotar dos goles determinantes para sentenciar su victoria. Un triunfo merecido de los madrileños ante un conjunto zamorano al que le salió cara su crisis de identidad en un primer tiempo de lo más controvertido (24-25).
Foto y crónica en La Opinión El Correo de Zamora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario