.

.

lunes, 8 de abril de 2019

SORPRENDENTE PARTIDO

Los zamoranos firman tablas con Acanor Novás en un partido que dominaban por diez goles en la primera parte.


MMT Seguros Zamora 26 (16) - Acanor Atlético Novás 26 (9)
MMT Seguros Zamora: Barrientos (p). Abalos (1), Fernando, Octavio (2), Jortos, Petter (3), Posado (p), Iñaki, Guille (4), Ramiro (5), Mouriño, Jaime (3), Dalmau (1), Adrian (1), Cubillas (4) y Raul (2)
Acanor Atlético Novás: Roberto, Cuadrado, Flores (1), Pichel (5), Vila, Dacosta (1), Hermida (1), Iglesias (5), Boullosa (p), Muiña (8), Kevin, Carlos, Silva (2), Martinez (2), Alonso (1) y Asensio.
Árbitros: Juan Jose Guide y Carlos Javier Guide.
Parciales cada cinco minutos:
4-3, 7-3, 9-4, 13-4, 15-5 y 16-9.
17-13, 21-17, 22-19, 24-20, 25-24 y 26-26.

El MMT Seguros tiró ayer por tierra una posible victoria en el Ángel Nieto frente al Atlético Novás que acabó con 26-26 en el marcador debido, en parte también, a un nefasto arbitraje que coronó su actuación con un inexistente siete metros a favor de los gallegos cuando restaban segundos para el final del envite.
Cualquiera que estuviera en la grada mediado el primer acto y regresara a su asiento treinta minutos después no podría creer que, de dominar plácidamente el encuentro, el MMT Seguros pasó a sufrir lo indecible ante el Atlético Novás. Un cuadro, el gallego, que hizo valer su imperiosa necesidad por sumar puntos para no perder la categoría sobre la búsqueda del pase a la fase de ascenso por parte de los de Leo Álvarez. Porque, más allá de algunos detalles, la mayor garra visitante y la entrega a una causa que parecía perdida fueron determinantes a la hora de repartir puntos sobre la tarima del Ángel Nieto.
Ambos equipos se tomaron con calma el partido al inicio. Los dos sietes tomaban partida con una defensa cinco-uno y precauciones a la hora de realizar ataques demasiado rápidos.
En la toma de contacto, Guille se erigió como goleador local y, pese a la respuesta visitante, pronto empezó a inclinarse el duelo en favor de los locales. Ramiro tomó el relevo del lateral y, con un siete metros y un tiro desde la frontal, ponía la primera diferencia de más de un gol en el luminoso (4-2). Una distancia que se mantuvo al paso por los cinco minutos gracias al acierto de Cubillas desde el extremo, en respuesta a un gran tiro de Muiña.
El hábil leonés tuvo la opción de alargar a tres la renta local a continuación pero Bolly lo impediría. El exportero del Balonmano Zamora no realizó muchas más paradas de mérito y eso acabaría por dejarse notar en los siguientes minutos.
A diferencia de la meta visitante, Barrientos si entró inspirado al duelo. Ayudado por una zaga con presiones bien ejecutadas que daban lugar a rápidos contragolpes, la contienda pasó a ser controlada por un MMT Seguros Así, ni la primera exclusión local afectaba al desarrollo del envite (7-3).
Acanor Novás detuvo el partido buscando una reacción que no llegó. Los zamoranos fueron poco a poco aumentando su renta, mostrando el mismo desparpajo que en Barcelona ante un bloque gallego que cometía numerosas pérdidas de balón. La renta se elevó a seis goles mediado el primer acto y, pese a terminar los gallegos con su sequía cuando el MMT Seguros pasó al seis-cero, siguió aumentando hasta ser de nada menos que diez goles.
Ni algunos fallos de Petter, envalentonado tras dos aciertos consecutivos, ni el fallo de un contragolpe ponían en duda el dominio zamorano. Acanor Novás había vuelto a parar el partido pero era incapaz de hacer frente a los pistacho hasta que estos entraron en su primera gran sequía productiva. Una falta de goles que alivió Cubillas poco antes del descanso para romper un parcial de 0-4 visitante que dejaba la contienda con 16-9 en el luminoso.
El marcador era reflejo bien claro de lo ocurrido hasta el paso por vestuarios pero escondía lo ocurrido en esos últimos diez minutos de juego. El exceso de confianza de un MMT Seguros que, viéndose muy por delante, bajó una marcha antes del descanso y nunca fue capaz de recuperar el paso marcado al inicio. Al menos en lo que ha defensa se refiere.
El Acanor Novás tocó a rebato y se lanzó en busca de unos puntos que valen oro a estas alturas de la temporada. Lo hizo cambiando de portero, de actitud, y encomendándose al brazo de Muiña. Un veterano que se las sabe todas y al que parece que aún le queda cuerda para rato. El lateral desquició a Posado, que entró por Barrientos, aunque no fue el único quebradero de cabeza para los locales en un nuevo partido con un guion marcado por la alternancia de goles.
El arbitraje empezó también a favorecer los intereses del bravo equipo gallego, con la primera exclusión sobre Abalós que permitía un nuevo parcial favorable a los visitantes que ponía el partido en cuatro goles de diferencia (17-13) en apenas cinco minutos.
A partir de ahí, el MMT Seguros trató de retomar su dominio sin éxito, encadenando inferioridades ante un Acanor Novás cuyo ímpetu que no se le midió con el mismo criterio. Motivo por el que, poco a poco, el marcador se fue igualando aún más sin que Álvarez, tiempo muerto incluido, hiciera regresar la mejor versión de su equipo.
Un tanto de Ramiro y otro de Guille parecían dar alivio a los locales (24-19) pero una doble exclusión (tan ridícula que hasta los visitantes se sorprendieron) hacían al MMT Seguros perder aún más parte de su ventaja (24-22).
Con el partido encaminado a una inesperada derrota, apareció Barrientos de nuevo. El meta se empeñó en sostener a su equipo y, de haber visto su esfuerzo correspondido con algo de punter''puntería por parte de sus compañeros, los dos puntos se hubieran quedado en casa. Dos puntos que volaron en el último minuto, cuando con 26-25 se señaló un inexistente siete metros en favor de Acanor Novás. Una acción que premió la Fe de los gallegos y castigó la relajación de un MMT Seguros que pudo ganar en la última acción del envite.
Crónica y foto de La Opinión El Correo de Zamora

No hay comentarios:

Publicar un comentario