.

.

sábado, 13 de febrero de 2016

EN EL PABELLÓN DE LOS SUEÑOS... EL SUEÑO SIGUE

Se rompió el maleficio.

Foto cedida por zamora24horas.com                                                                                                

Secin Group BM Alcobendas 23 (13)- MMT Seguros BM Zamora 24 (15)
Secin Group BM Alcobendas: Rodriguez (p), Gomez, Gimenez (2), Lopez, Hector (6), Calle (p), Velasco (1), Muñoz (3), Llopis (6), Sergio(1), Barba (1), Gimeno (1), Perez (2) y Colon.
MMT Seguros BM Zamora: Leo Maciel (p), Ceballos (1), Marc Abalos (1), Fernando, Reyes (7), Peli (2), Octavio (7), Jortos, Grande (p), Andres Alonso (3), Iñaki, Guille (1), Carlos Prieto (1), Molina (1) y Luisin.
Árbitros: Sergio Rodriguez y Andres Rosendo.
Parciales cada cinco minutos:
2-2, 5-4, 7-6, 10-10, 12-14, 13-15.
14-17, 17-18, 19-20, 20-21, 21-23, 23-24.
Buen partido y otro final de infarto, pero los dos puntos vienen para Zamora. Comenzó el choque muy igualado, con los locales llevando la iniciativa en el marcador, hasta el minuto diez que con 10 a 10 en el marcador Leo paró un penalty a Miguel Muños y Diego Reyes ponía por delante a los zamoranos. A partir de aquí parecía que los pistachos controlaban el tempo, y llegaron a situarse 11 a 14 en el luminoso, pero una exclusión de Fer igualó el marcador al final de la primera entrega, aún con ventaja para los nuestros de 13 a 15.
La segunda mitad comenzó con Octavio muy enchufado, y se llegaron a situar cuatro arriba, pero los madrileños no se rendían y con Manolo Colon en defensa volvieron a apretar el marcador 20 a 21 a falta de diez minutos.Reyes volvió a aparecer para poner el marcador 19 a 21, obligando a Sanchez-Nieves a pedir tiempo muerto. Una gran parada de Javi Grande y un gol del reaparecido Guille volvía a poner a los pistachos dos arriba 20 a 22. Así se entró en los últimos minutos de infarto, a los que ya nos tienen acostumbrados, al igual que a ganar. Nadie quería cometer errores, y se jugaba al borde del pasivo. Velasco empató el partido a 23 a falta de tres cincuenta, pero un gol de Octavio a falta de tres minutos puso el definitivo 23 a 24 final, antes tuvimos posesión para ponernos de dos, Alcobendas dispuso de treinta segundos con portero jugador, se defendió fuerte, Abalos fue excluido a falta de cinco segundos, y Leo Maciel que había vuelto a pista detuvo el último lanzamiento de los madrileños, que no perdían en casa desde el mes de noviembre.
En definitiva, otra muesca más para los de Eduardo Garcia Valiente, que rompen el maleficio de no haber ganado en el Pabellón de los sueños, para seguir soñando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario